Google+ Followers

Monday, 12 June 2017

Ahora, todos... ¡a cocinar!

CONVOCA A SUS AMIGOS Y ESCRITORES 
A PARTICIPAR EN LA ANTOLOGÍA DE CUENTO BREVE
AHORA, TODOS... ¡A COCINAR!



“Era como el recuerdo de otra época. Hasta cuando cumplió los 70, la Mamá Grande celebró su cumpleaños con las ferias más prolongadas y tumultuosas de que se tenga memoria. Se ponían damajuanas de aguardiente a disposición del pueblo, se sacrificaban reses en la plaza pública, y una banda de músicos instalada sobre una mesa tocaba sin tregua durante tres días. Bajo los almendros polvorientos donde la primera semana del siglo acamparon las legiones del coronel Aureliano Buendía, se ponían ventas de masato, bollos, morcillas, chicharrones, empanadas, butifarras, arepuelas, hojaldres, longanizas, mondongos, cocadas, guarapo, entre todo género de menudencias, chucherías, baratijas y cacharros, y peleas de gallos y juegos de loterías. En medio de la confusión de la muchedumbre alborotada se vendían estampas y escapularios con la imagen de la Mamá Grande”.

Los funerales de la mamá grande. Gabriel García Márquez
---------------------------------

“La despertó del hechizo una negra feliz con un trapo de colores en la cabeza, redonda y hermosa, que le ofreció un triángulo de piña ensartada en la punta de un cuchillo de carnicero. Ella lo cogió, se lo metió entero en la boca, lo saboreó, y estaba saboreándolo con la vista errante en la muchedumbre, cuando una conmoción la sembró en su sitio. A sus espaldas, tan cerca de su oreja que solo ella pudo escucharla en el tumulto, había oído una voz:
–Este no es un buen lugar para una diosa coronada”.

El amor en los tiempos del cólera. Gabriel García Márquez

-------------------------------------
“Llegué a aceptar el desorden de la Maga como la condición natural de cada instante, pasábamos de la evocación de Rocamadour a un plato de fideos recalentados, mezclando vino y limonada, bajando a la carrera para que la vieja de la esquina nos abriera dos docenas de ostras, tocando en el piano descarado de madame Noguet melodías de Schubert y preludios de Bach, o tolerando Porgy and Bess con bifes a la plancha y pepinos salados.”
Rayuela. Julio Cortázar
---------------------------------------
Habrá que dejarla reposar así. Hasta que ascienda a la temperatura ambiente, hasta que se impregne de los sabores de que la he recubierto. Me da la impresión de que no he sabido calcular bien de que he comprado un pedazo excesivo para nosotros dos. Yo, por pereza, no soy carnívora. Él, por estética, guarda la línea.
Lección de cocina. Rosario Castellanos 
---------------------------------------------
Aura apartará la cacerola. Tu aspiras el olor pungente de los riñones en salsa de cebolla que ella te sirve mientras tu tomas la botella vieja y llenas los vasos de cristal cortado con ese líquido rojo y espeso. Tratas, por curiosidad, de leer la etiqueta del vino, pero el limo lo impide. Del otro platón, Aura toma unos tomates enteros, asados —Perdón —dices, observando los dos cubiertos extra, las dos sillas desocupadas— Esperamos a alguien más? Aura continúa sirviendo los tomates...
Aura. Carlos Fuentes
---------------------------------------
Y te queremos recordar que el plazo para el envío de un cuento para la Antología Ahora, todos... ¡a cocinar! cerrará el 15 de junio.
Te esperamos.
HERMANAS ARROYO

No comments:

Post a Comment

Hola, deja aquí tu mensaje y tu email. En breve te contestaremos. Hermanas Arroyo