Google+ Followers

Sunday, 24 February 2013

CADA LOCO CON SU TEMA

La Antología de Cuento Breve 
CADA LOCO CON SU TEMA pronto verá la luz.
Hay escritores de todo el mundo. ¡Y ya se está haciendo pública su participación!


Buenos dias,

He colgado en mi blog, con motivo del Dia de la Mujer, comentarios de la ponencia que presente en el Instituto de Mexico en Madrid, el pasado 30 de enero. 


Bertha Díaz Olmos


21/02/2013 - INFORMACIÓN GENERAL

Cuento de Pedemonte en un libro mexicano


El 14 de febrero el rafaelino Carlos Pedemonte recibió del grupo editorial Benma SA del Distrito Federal de México su interés en publicar uno de sus cuentos en su próximo libro a editar.
"Benma realizó un concurso donde me presenté con un cuento titulado «El hombrecito de plata». Si bien el cuento no resultó ganador, fue seleccionado entre los 1.250 que se presentaron para su publicación en el próximo libro a editar, que será en total un 10% de todos los enviados", contó el escritor, quien es colaborador de LA OPINION. A continuación se reproduce este cuento seleccionado con el seudónimo Lato:
Uno de mis mayores placeres es viajar, es así como un día decidí conocer Perú y sus maravillas, tierra de enigmas y misterios aún hoy sin resolver. Junto a mi mujer Ana, comenzamos nuestra aventura por la ciudad de Cuzco. Cuando arribamos, nos dimos cuenta inmediatamente de la altura en que se encuentra enclavada, por la falta de oxígeno. Nos cautivó desde el primer momento, su imponente plaza de armas desprovista de vegetación, rodeada de anchas galerías con arcos, herencia de la conquista, y sus típicos balcones de madera pintados en vivos colores espiando a los incautos visitantes, la majestuosa catedral y una espléndida fuente de piedra nos dan la bienvenida. Una ciudad encantada y mágica, habitada por cientos de personas que ya no existen pero que nunca se han ido, con el
silencio de la madrugada aún se escucha el pesado andar de los carros tirados por las bestias o las discusiones de los caballeros en las recovas atestadas de gente. En la noche, infinitas farolas de luz amarillenta dan brillo al gastado y lustroso piso de piedra, el cielo es más negro que cualquiera y las estrellas están al alcance de la mano. En una oportunidad tomé unas cuantas y llené el bolso de Ana, pero las devolví cuando observé que se habían apagado y dejaron de brillar, allí comprendí que fuera de ese cielo no pueden sobrevivir. Esa mañana, tan luminosa como todas, decidimos visitar el mercado municipal donde se pueden encontrar todo tipo de productos y artesanías, además de poder consumir infinidad de platos a precios populares. Avanzamos por una calle que nos llevaría directamente, antes de cruzar el arco donde comienza el sector peatonal, se abre de un lado en una plaza pequeña que sirve de descanso y escenario a muchos turistas. Ana me abandona, sigue el recorrido llevada por su ansiedad, y en eso que cruza el arco, advierto que todos los ruidos urbanos, voces, automóviles y vendedores desaparecen, también me doy cuenta que he quedado solo, eso me incomoda e instintivamente busco una explicación, que no encuentro. Frente a mí, junto a un muro altísimo de piedra de la era española, en la sombra de una saliente advierto una extraña figura plateada, me acerco más, para poder observar en detalle, y veo un pequeño ser con un traje color plata, similar a una bata cerrada de boxeador, de mangas largas y capucha, sus manos pintadas del mismo tono, con una máscara sobre su rostro también pintada, le sobresalía una nariz prominente, y tenía ojos rasgados con una sonrisa burlona. Esta aparición me llamaba con su manito extendida, me acerqué con precaución a una distancia prudencial, en eso me indica frotando su dedo índice con el pulgar, en alusión a la seña universal del dinero, una pequeña caja a sus pies, a lo que accedí colocando algunas monedas. Cuando me estaba por retirar pensando que había pagado el precio de mi asombro, el pequeño personaje me indica nuevamente sin hablarme que me acerque, lo hago con extrema cautela, este introduce su mano en el bolsillo y luego la extiende hacia mí, queriéndome entregar algo. Sin perder la atención extiendo la mía procurando tomar lo que me ofrece, pero en ese mismo momento siento la llamada de Ana que me apura, y me distrae, corro a encontrarme con ella y trato de explicarle la demora, pero mi pequeña aparición se había evaporado. Dejé el tema en el olvido, en realidad dudaba de mí mismo, en cuanto a si el hecho había ocurrido realmente, o se trataría sólo de una ilusión provocada por la falta de oxígeno con el agotamiento que deriva de ello. El viaje resultó más interesante de lo esperado, regresamos sin problemas, pero en mi mente quedó grabada esa experiencia, no puedo dejar de pensar en ese hombrecito, y qué tendría para darme. Me sucede que en cada decisión difícil que debo tomar pienso en él, y en mi bolsillo aparece una pequeña tirita de papel, que he querido conservar pero se desvanece, donde se lee con claridad la siguiente frase: “No temas, cada fracaso nos hace más listos”.

2 comments:

  1. Excelente noticia!!!! podrían dar un adelanto de los titulos que participaran? y sobre todo... una fecha estimada de que salga a la venta?

    ReplyDelete
  2. Estamos enviando invitaciones a los autores seleccionados. Esperamos tener la Antología lista entre mayo y junio.
    Saludos y suerte,
    Susana

    ReplyDelete

Hola, deja aquí tu mensaje y tu email. En breve te contestaremos. Hermanas Arroyo